miércoles

The Tonto Woman, de Elmore Leonard

Elmore Leonard, después de más de cincuenta años de carrera y cuarenta novelas escritas, publicó una de sus obras más sólidas en 2005, The Hot Kid. Ambientada en la época de la prohibición, en Oklahoma, y aderezada con tommy guns, asaltos bancarios y salones speakeasy, la novela narra la rivalidad entre dos caracteres completamente opuestos: el ambicioso y carismático agente de la ley Carlos Webster y el junior convertido en asaltabancos Jack Belmont.

Carlos Webster contaba con quince años de edad el día que presenció el robo y asesinato dentro de la farmacia Deering’s. Esto ocurrió en el otoño de 1921, en Okmulgee, Oklahoma. Le dijo a Bud Maddox, jefe de la policía de Okmulgee, que había llevado su ganado al pastizal en Tulsa y que al regresar ya había oscurecido. Comentó que había dejado la camioneta y el remolque frente a Deering’s y entró por una nieve. Luego de que identificó a uno de los ladrones como Emmett Long, Bud Maddox le dijo:
—Hijo, Emmett Long roba bancos, él no asalta farmacias.
Carlos, un chico bien educado, que conocía la importancia del trabajo duro y el respeto a las personas mayores dijo:
—Podría estar equivocado —sabiendo que no lo estaba.

Leonard comenta que ha venido refinando su estilo a lo largo de los años, incluso menciona diez reglas básicas en su escritura:

1. Jamás comiences un libro hablando del clima.
2. Evita incluir prólogos.
3. Evita utilizar otro verbo que no sea “dijo” al final de una línea de diálogo.
4. Evita el uso de adverios junto a la palabra "dijo".
5. Controla el uso de los signos de admiración.
6. Evita utilizar “y de repente”, “y de pronto”, "y en eso", etc.
7. Controla el uso de coloquialismos y de la jerga callejera.
8. Evita las descripciones exhaustivas de los personajes.
9. Evita las descripciones exhaustivas de los lugares.
10. Procura dejar fuera las partes que el lector suele brincarse.

A pesar de las supuestas mejoras sigo disfrutando de toda su obra, incluyendo aquellos impecables westerns que comenzó escribir a la edad de veinticinco años. O quizá debiera decir: Disfruto especialmente de estos westerns. Pongo como ejemplo The Tonto Woman: una mujer tatuada de la cara por los apaches regresa a su pueblo en Arizona. Luego de ser rescatada se topa con el rechazo de su propio marido, convertido ahora en un hombre adinerado, quien la recluye en una cabaña en el desierto vigilada por pistoleros. Hasta que llega un cuatrero mexicano a liberarla... en más de un sentido.

Como todo buen relato de Elmore Leonard, éste también comienza de manera contundente:

Llegaría el momento, luego de unos cuantos años, en el que Rubén Vega arribaría a la iglesia de Benson, se arrodillaría en el confesionario, y le diría al sacerdote: -Perdóneme padre, que he pecado. Hace ya más de treinta y siete años de mi última confesión… Desde ese día he fornicado con muchas mujeres, yo digo que más de ochocientas. No, no fueron tantas, considerando mi trabajo. Mejor dicho fueron sólo seiscientas.
Y el sacerdote le preguntaría:
-¿Te refieres a mujeres malas o mujeres buenas?
A lo cual Rubén Vega respondería:
-Todas fueron buenas, padre.

1 Comments:

Blogger nazia shah said...

soy muy buena para ver su sitio, es muy informativo e interesante, genial para leerlo,
Esperamos que mantenerlo
apreciado
http://www.fashionstylestrend.com/

9:20 p. m.  

Publicar un comentario

#


Powered by Blogger