miércoles

Wild Town, de Jim Thompson



Wild Town (1957) no cuenta con la macabra comicidad de 1280 almas, ni con la violencia extrema de El asesino dentro de mí, sin embargo, al igual que las dos obras antes mencionadas, ésta también es una novela de crimen a cargo de Jim Thompson ambientada en un pueblo del sudoeste tejano durante los años treinta. La protagoniza David “Bicho” McKenna, un mastodonte conflictivo pero bien intencionado, quien es contratado, a pesar de su amplio historial delictivo, como detective en el Hotel Hanlon, propiedad del magnate Mike Hanlon. El puesto lo obtiene por recomendación de Lou Ford, precisamente el comisario psicópata de El asesino dentro de mí. Acompañan a estos personajes la típica fauna presente en las historias de Jim Thompson, entre ellos, el alcohólico torpe e inseguro que recupera su compostura luego de dos botellas de whiskey; el botones lángaro, capaz de todo por una buena propina; la despampanante mujer fatal, esposa del millonario en silla de ruedas, y la inocente y tímida señorita, enamorada del atormentado chico nuevo en el pueblo con un oscuro pasado.

Al igual que el boxeador (y desequilibrado mental) William “Kid” Collins, protagonista de After dark, my sweet, David McKenna tiene un genuino imán para los problemas, así como también un irreprimible deseo de enmendar los errores cometidos por su carácter impulsivo, lo cual suele ser aprovechado por la gente que le rodea, como sucede con Olin Westbrook, el dipsómano gerente del Hanlon, quien le pide de favor a Bicho que aplique un escarmiento a su contador con el fin de que retorne los cinco mil dólares perdidos entre los libros de los últimos tres meses. Como es de suponer en una novela de este género, el dichoso favor desembocará en un asesinato que tendrá consecuencias graves para los involucrados.

A pesar de volvernos a encontrar con esa figura paterna que es el comisario Lou Ford moviendo los hilos de Ragtown como lo haría en el Central City de El asesino dentro de mí, cabría suponer que la reivindicación que se atestigua en Wild Town es la manera en que el autor nos ofrece la otra cara de su propio padre, el imponente y carismático comisario de Anadarko, Oklahoma, James Sherman Thompson, como posiblemtente su propia personalidad vuelve a aparecer en las inseguridades de Bicho y en el alcoholismo de Olin.

Por último, cabe señalar que si bien Wild Town rehuye los excesos de las obras más conocidas de su autor, esto se lleva a cabo en favor de un estilo mucho más sutil y elegante, el idóneo para dar cuenta de la compleja psicología de sus personajes.

2 Comments:

Blogger Gabrielle Dupré said...

Paso por recomendación dle blog de Rojo.... y quiero decirte que te felicito pues se ve que este sitio tiene la palabra inteligencia en cada entrada.

Un saludo.

12:43 p. m.  
Blogger Hilario Peña said...

Estimada Gabrielle, me halaga tu comenatario. Espero y las recomendaciones presentadas en mi blog te sean de utilidad

Saludos

1:19 p. m.  

Publicar un comentario

#


Powered by Blogger