miércoles

Grandes relatos y sus primeras líneas. Parte I.














Viento rojo, de Raymond Chandler:

Soplaba sobre la ciudad uno de esos secos y calientes vientos de Santa Ana, que se arrastran por los cerros, erizan los vellos, pican la piel y ponen los nervios de punta. En noches como ésa las borracheras acaban siempre en trifulca, las esposas sumisas palpan el filo de su cebollero mientras contemplan el cuello de sus maridos. Cualquier cosa puede suceder, incluso te pueden servir un vaso lleno de cerveza en un bar tan elegante como en el que me encontraba en aquellos momentos…

Traducción a cargo de Hilario Peña.

2 Comments:

Blogger Paul Medrano said...

Yo tengo Viento rojo en la vieja edición de Bruguera http://tinyurl.com/3l5nzpj

Los libros de Chandler son lo que una guama pal calor.
Saludos

4:42 p. m.  
Blogger Hilario Peña said...

Un autor muy fino. Estarás de acuerdo en que la clave para apreciarlo es saber de antemano que sus tramas serán todo un enredo, sin embargo lo importante no es adonde te llevan, sino el placer con que se disfruta el trayecto.

6:26 p. m.  

Publicar un comentario

#


Powered by Blogger