jueves

Grandes relatos y sus primeras líneas. Parte III.





















Los Madrugadores
, de Louis L'Amour:

No había más que pradera y cielo, y el ganado enfilando hacia el oeste. Aunque viviera mil años no olvidaré ese mar de cuernos. Eran animales grandes y listos para luchar contra cualquier cosa que se les presentara. Nosotros, que los guiábamos por el costado o por detrás, los queríamos y los odiábamos, los maldecíamos y los azuzábamos, pero los llevábamos al oeste.

Powered by Blogger