sábado

Chinola Kid

Un sahuaro le da la bienvenida al Tecolote. A pesar de haber levantado sus brazos, el enorme cactus tiene perforaciones hechas por balas de grueso calibre en todo su cuerpo. A poca distancia de ahí, la iglesia se encuentra igual, con orificios de bala hasta en el campanario. 
Herejes, piensa Rodrigo Barajas, mientras se persigna.
Son los peores.

Powered by Blogger